Saltar al contenido

Cómo visitar y qué ver en Roma

9 diciembre, 2017

Roma es una ciudad con muchos lugares para visitar por eso si deseas recorrerla en 3 días es importante poder tener una guía sobre aquellos centros turísticos que no debes perderte de visitar y de esta manera hacer un recorrido ordenado conociendo cada una de las  atracciones que hacen de Roma una ciudad única.

Quizá necesites saber cómo moverte o desplazarte por Roma. Por eso te dejamos también una fantástica guía del transporte público en Roma.

Qué ver en Roma en 3 días

Si deseas conocer un poco más sobre Roma es necesario tener en cuenta ciertos aspectos, es importante saber que es una ciudad bastante grande pero su casco histórico es bastante reducido por eso si deseas realizar un recorrido por sus calles más importantes, una muy buena opción es coger el autobús #10 que te permitirá realizar un recorrido general o un tour turístico bastante económico.

1° DIA EN ROMA

Para una primera impresión de Roma, no hay nada como comenzar el tour visitando el lugar que representa a la ciudad en todo el mundo, el famoso Vaticano, es posible recorrerlo con guía o sin guía, si prefieres recorrer los lugares que más llamen tu atención y hacer un recorrido más profundo del lugar es recomendable hacerlo sin guía.

El Vaticano está compuesto por varios museos es bueno poder elegir uno de ellos para profundizar, dependiendo el tiempo del que dispongas. Otra de las opciones que tienes si visitas el Vaticano es subir a la cúpula, debes tener en cuenta que te podrá llevar como máximo dos horas hacer la cola ya que comúnmente hay varias personas esperando para subir, si dispones de ese tiempo, os aseguro que es una experiencia que realmente vale la pena ya que la vista de la ciudad de Roma desde allí es increíble.

LA BASÍLICA DE SAN PEDRO, VATICANO

La Basílica de San Pedro es el templo más importante de la Iglesia católica y el segundo más grande en el mundo.

No solo se destaca por su arquitectura, sino que es un lugar, sino que es un lugar sagrado para todos los cristianos que llegan allí cada año. Su importancia no sólo es artística, sino también histórica, espiritual y arquitectónica.

Allí reposan los restos del apóstol Pedro y de varios papas, la historia de la Basílica de San Pedro se remonta a los años en que Constantino I era emperador y se cree que en el año 324 envió a que se construyera la colina Vaticana encima de la tumba donde se encontraban los restos de San Pedro. Esta primer Basílica estaba formada por cinco naves que luego fue ampliada en el siglo XV.

El Papa Pablo III en el año 1547 le encomendó a Miguel Angel que continúe con la obra, a pesar de que el artista ya se encontraba en una avanzada edad no dudó en aceptar el encargo. Tenúa además el privilegio de poder decorarla a su gusto.

Las obras terminaron en el año 1623 y la Basílica de San Pedro fue consagrada por el Papa Urbano VIII. Algunos de los tantos artistas que permitieron que la Basílica sea lo que es hoy son Bernini, Miguel Ángel, Rafael y Bramante. Durante el tiempo que llevó su creación que fueron aproximadamente 120 años se sucedieron un total de veinte papas.

En la Basílica de San Pedro pueden ingresar 60 mil personas, sus dimensiones son de 132,5 metros de altura, por 138 metros de ancho y tiene una longitud de 211,5 metros.

Dentro de la Basílica se pueden apreciar varios monumentos como el de Inocencio VIII, el monumento de Pablo III, la estatua de San Pedro realizada en bronce, La Piedad de Miguel Ángel y la estatua de Constantino creada por Miguel Ángel.

La basílica tiene un horario de apertura en invierno a las 7 de la mañana y cierra a las 18.30 horas, en verano abre sus puertas a las 7 y cierra a las 19 horas. Para poder ingresar a la Basílica es necesario llevar vestimenta adecuada y se debe pasar por un control de seguridad, por eso es habitual que allí se formen largas colas pero generalmente el ingreso es bastante rápido.

Si deseas tomar algo antes de continuar con el recorrido de tu primer día puedes degustar un café y comer un delicioso bocadillo en la Cafetería ubicada en los jardines del Vaticano.

Por la tarde puedes continuar tu recorrido haciendo mayor hincapié en la antigua Roma, el Coliseo es uno de los principales lugares que un turista jamás debe dejar de visitar en Roma.

CASTILLO SANT’ANGELO

Si en tus vacaciones por Roma visitas la ciudad del Vaticano, a pocos metros de allí hay un lugar que vale la pena conocer, el Castillo Sant’Angelo.

Este monumento romano está ubicado sobre la orilla del río Tiber hacia la derecha, fue enviado a construir por el emperador Adriano ya que quería que allí residan sus restos luego de su muerte y los de su familia, y lo finalizó Antonio Pio en el año 139.

Luego de su creación y con el paso del tiempo, el Castillo comenzó a ser utilizado como un edificio militar. Recibió el nombre de Castillo Sant’Angelo mucho tiempo después de su creación, en el año 590 cuando una gran epidemia azotó a la ciudad de Roma y el papa Gregorio I aseguró haber visto la figura del Arcángel Gabriel sobre la cúspide del castillo envainando su espada para dar fin a la epidemia.

En el año 1277 el Castillo fue conectado con el Vaticano a través de un corredor que recibe el nombre de Passetto y posee unos 800 metros de largo.

Esta fortaleza fue realmente importante en tiempos difíciles para Roma, donde se pudieron resguardar los Papas, más adelante fue utilizado como una cárcel y en la actualidad se encuentra allí el Museo Nacional del Castillo Sant’Angelo.

En el Castillo no sólo se puede disfrutar de sus increíbles construcciones como La Fortaleza, el Mausoleo de Adriano, el Museo y el Palacio, sino que además desde su terraza puede apreciarse una de las mejores vistas de la ciudad de Roma, del Río Tíber y de la ciudad del Vaticano.

Su horario de visita comienza los días martes y finaliza los domingos de 9.00 a 19.30 horas.  Los días que permanece cerrado son los lunes, en año nuevo y los 25 de diciembre.

La entrada general tiene un coste de 8,50 Euros y la entrada reducida para jóvenes de 18 a 25 años, estudiantes y profesores tiene un valor de 6 Euros. Al igual que en los demás monumentos, menores de 18 y mayores de 65 años pueden ingresar de manera gratuita, también estudiantes de carreras relacionadas a la arquitectura y al arte histórico.

EL COLISEO

Si hay un monumento que representa al antiguo Imperio romano es el Coliseo, considerado desde el año 2007 una de las Siete maravillas del mundo.

Este anfiteatro fue enviado a construir por el emperador Vespasiano, para deshacerse de un gran estanque de la mansión que pertenecía al emperador Nerón y se encontraba ubicado en el mismo sitio y de esta forma borrar todo aquello que le perteneciera a su predecesor.

El Coliseo romano es una de las tantas obras de la antigua roma que permiten que hoy, después de tantos años podamos recorrer las mismas calles y visitar los mismos lugares que antes hacían los emperadores y toda la civilización romana.

El Coliseo es además el símbolo que representa el gran poder de Roma en la antigüedad, posee enormes dimensiones de 48 metros de altura, 189 metros de largo y 156 de ancho.

En cuanto a su utilización en el antiguo Imperio Romano, el Coliseo era el centro de los espectáculos pudiendo ingresar un total 50000 espectadores. La mayoría de los espectáculos que se vivían allí eran peleas sangrientas entre gladiadores que luchaban a muerte y también se daban enfrentamientos entre personas prisioneras y animales salvajes.

Estaba formado por varias gradas organizadas por estratos sociales, la parte más alta y más lejana al pasto llamada Maenianum summum in ligneis estaba realizada en madera y no poseía asientos, allí podían ubicarse las mujeres más pobres.

Por debajo se encontraba ubicado el Maenianum secundum que a su vez se dividía en dos sectores, Inum para los más ricos y Summum donde se ubicaban los más pobres.

Más abajo estaba el Maenianum primum, donde los aristócratas que no formaban parte del senado disfrutaban de los espectáculos.

Y por último en el sector más privilegiado y cercano al pasto llamado Podium se sentaban los senadores, sacerdotes y magistrados.

Al decaer el Imperio, el Coliseo dejó de ser utilizado como un escenario de espectáculos ya que pasó a manos de la Iglesia, con el transcurso de los años y el abandono una parte de él se ha perdido pero en la actualidad es posible  visitar la parte que se ha conservado, una muestra inmensa de lo que significó ese increíble lugar para roma en sus antepasados y lo que sigue significando hoy en día, haciendo que sus habitantes se sientan orgullosos de su ciudad.

En cuanto a su fachada, se encuentra realizada en travertino y está articulada en cuatro órdenes. Las columnas que se ubican en el primer piso fueron realizadas con un estilo dórico, las del segundo piso en estilo jónico, el tercero pertenece al corintio y el último piso fue realizado con un estilo poco definido. Cada orden podía comunicarse con la otra mediante escaleras y galerías concéntricas.

El horario de visita al Coliseo en la actualidad comienza a las 8:30 am y finaliza una hora antes de la puesta del sol dependiendo la estación del año. Abre todos los días de la semana inclusive los domingos y sólo se encuentra cerrado en cuatro fechas, en año nuevo, el 1° de mayo, el 25 de diciembre y en viernes santo.

En cuanto al precio de ingreso, tiene un valor de 12 Euros la entrada normal, las personas que tienen entre 18 y 25 años, profesores y estudiantes pagan una tarifa reducida de 7,50 Euros. Los menores de 18, mayores de 65 años, estudiantes de arte histórico y de arquitectura tienen acceso de manera gratuita.

Si quieres evitar hacer cola antes de ingresar, puedes comprar la entrada en el Palatino o en el Foro romano, también puedes hacerlo de manera online aunque tiene un coste de 1,50 Euros por encima del valor habitual y la última opción es utilizar la Roma Pass que te permitirá ingresar de manera directa.

Si quieres realizar una visita guiada, la audioguía de Roma ofrece una descripción de unos 44 minutos que describe su fachada y su arquitectura, también se pueden conseguir audioguías individuales en español por 4,50 Euros que tienen una duración de 1 hora y 10 minutos.

En las visitas guiadas pueden participar hasta 40 personas al día, tiene un coste de 4 Euros y dura 45 minutos, los horarios comienzan a las 10 y media de la mañana y finalizan a las 14.45. En ciertas épocas del año se pueden conseguir visitas guiadas a las 16 y a las 17 hs.

Alrededor de la Piazza del Popolo podrás recorrer el Ara Pacis y el Mausoleo de Augusto. Finalmente antes del atardecer, el mejor lugar para visitar es el Panteón donde podrás ingresar de manera gratuita hasta las 7 de la tarde, allí puedes encontrar lugares donde cenar y terminar tu primer día en uno de sus maravillosos bares.

 

2° DÍA EN ROMA

Durante tu segundo día de estadía en Roma puedes comenzar realizando un recorrido por el Foro romano un lugar repleto de historia que impresiona a cada viajero que visita la ciudad, allí están las basílicas, templos y la Curia donde se reunía el Senado en la antigüedad. Para aquellos amantes de la cultura y la arquitectura romana, es un lugar realmente admirable que vale la pena descubrir.

EL PALATINO

El monte Palatino es uno de los lugares más elegidos por los turistas que visitan Roma, está ubicado a unos 40 metros de altura del Foro Romano, es la más transitada de las siete colinas que se encuentran en Roma ya que es una de las zonas más antiguas y mejores conservadas de la ciudad.

Se cree que sus primeros habitantes llegaron allí alrededor del año 1000 a.C y que durante el período de la república en Roma vivieron allí las clases sociales más altas creando majestuosos palacios algunos de los cuales pueden apreciarse sus restos en la actualidad.

La leyenda del monte Palatino cuenta que en una cueva de allí vivía la loba que había cuidado de Rómulo y Remo cuando los encontró en el río.

Si deseas pasar una tarde en el monte, allí podrás encontrar una gran cantidad de restos de edificaciones que pertenecían en la antigüedad a la alta sociedad romana.

Algunos de los lugares que no debes dejar de visitar en el monte Palatino son: los Jardines Farnesianos, la casa de Augusto donde residía el emperador, la casa de Livia, el Palacio Domus Flavia, el Hipódromo dominicano y el Museo palatino donde hay una increíble exposición de restos encontrados durante las excavaciones.

El monte Palatino es un lugar ideal para recorrer en las tardes, se encuentra ubicado en la Via di San Gregorio, 30 y hay varias líneas de autobús que se dirigen hasta allí. También es posible llegar en el metro Colosseo, línea B.

En cuanto al valor de la entrada, se encuentra combinada con la visita al Coliseo y al Foro romano, los adultos deben abonar 12 Euros, ciudadanos de la Unión Europea entre 18 y 24 años pagan una entrada reducida a 7,5 Euros y menores de 17 y mayores de 65 años de la Unión Europea pueden ingresar de manera gratuita.

EL FORO ROMANO

La religión y la vida pública de la antigua Roma se desarrollaba en la zona donde hoy se encuentra el Foro Romano, es al igual que el coliseo la muestra del gran poder que tuvo Roma durante su Imperio.

Allí se pueden encontrar una gran cantidad de templos como el de Rómulo, Saturno y Venus y otras atracciones como la Columna de Foca, el Arco de Severo Séptimo, la Curia y la Basílica de Majencio y Constantino.

Conocer el Foro romano en Roma es como conocer la Torre Eiffel en París, una visita que nadie debe dejar de hacer. Podrás estar un par de horas recorriendo cada edificio, apreciando su arquitectura y conociendo la historia del Imperio romano, os aseguro que cada minuto allí realmente vale la pena.

El Foro Romano se encuentra ubicado entre el Coliseo y la Plaza del Cmpidoglio, si deseas viajar en metro puedes hacerlo en el Colosseo, línea B color azúl.

El Foro se encuentra abierto todos los días del año a partir de las 8:30 de la mañana y cierra una hora antes de la puesta del sol. Los únicos días que no se encuentra abierto al público son en año nuevo y el 25 de diciembre.

La entrada general tiene un valor de 12 Euros, mientras que los ciudadanos pertenecientes a la Union Europea que tengan entre 18 y 24 años pagan la entrada reducida a 7,50 Euros. Para los menores de 18 años y mayores de 65 pertenecientes a la Unión Europea la entrada es totalmente gratuita.

Continuando viaje de nuestro segundo día, a unos 335 metros hacia el norte del Foro romano se encuentra la plaza del Campidoglio, un lugar diseñado por Miguel Ángel a pedido del Papa Pablo III en el año 1536 cuando el emperador Carlos I visitó Roma, su diseño es totalmente único y moderno. En la actualidad es una de las mayores atracciones turísticas, allí se encuentran los Museos Capitolinos y  entre  el  Palazzo Senatorio y el Palazzo Nuovo ha sido ubicada la  escultura de la mitológica Loba Capitolina de la famosa leyenda de Rómulo y Remo.

PLAZA DE CAMPIDOGLIO

Esta maravillosa plaza diseñada por Miguel Ángel se encuentra situada en lo más alto de la Colina Capitolina. Los palacios que existían allí antes de la creación de la plaza tenían una orientación dirigida hacia el Foro Romano que fue conservada por Miguel Ángel, sólo los armonizó de acuerdo a su proyecto para que también estén orientados hacia lo que en su momento era el centro de la vida social de Roma, la Basílica de San Pedro. Sus obras comenzaron en al año 1536 finalizando en el siglo XVII.

A su alrededor es posible visitar una gran cantidad de monumentos, entre ellos se encuentran los Museos Capitolinos, el Palacio de los Conservadores, el Palacio Nuevo y el Palacio del Senado. Allí además se han construido bellas estatuas que se pueden apreciar como la del emperador Cesar Marco Aurelio Antonio Augusto, la estatua del Nilo y la estatua del Tíber.

Las nuevas escaleras de acceso construidas para acceder a la Plaza de Campidoglio reciben el nombre de Cordonata y a cada lado de ellas están ubicadas las reproducciones de las estatuas de los dioscuros Cástos y Pólux.

En cuanto a la historia de su construcción se cree que el Papa Pablo III le encargó a Miguel Ángel construir la plaza para recuperar la colina que se encontraba en un gran estado de abandono y era utilizada para recolectar pasto que luego se les daba a las cabras.

La plaza en la actualidad se encuentra conservada en un excelente estado, es una de las más grandes atracciones de Roma y cada año es visitada por miles de turistas que disfrutan de una tarde de paseo conociendo las increíbles construcciones de Miguel Ángel.

Para terminar el segundo día, no hay nada como recorrer Trastevere, uno de los barrios más populares de la ciudad de Roma, allí se encuentra la Basílica de Santa María de Trastevere, la primer iglesia construida en la ciudad. También se puede dar un recorrido por el Gueto Judío y al llegar la noche ir a disfrutar de una maravillosa cena en el barrio de Testaccio, un lugar repleto de restaurantes, tiendas y discotecas donde conocer la vida nocturna romana.

3° DÍA EN ROMA

El último día de nuestro viaje es del que más queremos sacar provecho pero a su vez estaremos bastante cansados de tanto andar. Una buena manera de comenzar es dirigiéndonos a la gran la estación de Termini, un lugar que no puede faltar en el recorrido de los admiradores del arte romano.

Continuaremos subiendo por la vía Orlando y bajando por la vía Barberini hasta encontrarnos con el Palacio Barberini, uno de los lugares más importantes del período barroco y donde se pueden admirar una gran cantidad de pinturas. Otra gran joya romana que no debes dejar de admirar es la Fuente del Tritón construida por un gran maestro del arte barroco, Gianlorenzo Bernini.

Finalizado el recorrido continuamos subiendo por la Vía Sistina hasta encontrarnos por la Plaza de España, una de las más importantes de la ciudad, allí encontrarás una inmensidad de monumentos, esculturas y demás atracciones, entre ellas se encuentran la Fontana Della Barcaccia y la gran escalinata de la Trinidad, al subirla podrás ver un obelisco egipcio, la iglesia de Santa Trinidad del Monte y finalmente dirigirte hacia la terraza del Pincio donde podrás disfrutar de la última y gran vista panorámica de toda la ciudad para llevarte un bonito recuerdo.

Si aún cuentas con algo de tiempo puedes recorrer las calles que rodean a la Plaza España donde encontrarás exclusivas tiendas, siguiendo la Via del Corso hasta plaza Collonea puedes tomar cualquier calle y dirigirte hacia la izquierda donde encontrarás a la Fontana de Trevi, una de las fuentes más bonitas que existen en el mundo, según la leyenda uno debe colocarse a sus espaldas, coger una moneda, pedir un deseo y luego arrojarla fuertemente hacia atrás, si esta cae en la piedra quiere decir que el deseo se cumplirá y que algún día volverás a visitar a la maravillosa Roma.

PLAZA ESPAÑA

Si deseas conocer uno de los más maravillosos lugares de Roma, la Plaza España es el sitio ideal. Allí acuden miles de turistas cada año, a recorrer sus increíbles monumentos y a contemplar el paisaje desde las alturas de la monumental escalinata.

Algunos de los lugares que se pueden visitar allí son: la casa e John Keats, una gran figura del romanticismo en Inglaterra. También la columna de la Inmaculada Concepción y  la maravillosa Fontana della Barcaccia creada por Pietro Bernini y su hijo, entre otras cosas.

La majestuosa escalinata que da acceso a la plaza está formada por 135 escalones y fue inaugurada en el año 1725 por el papa Benedicto XVIII. Está formada por varias terrazas jardín que en las estaciones de verano y primavera son decoradas con hermosas flores.

La Plaza España ha recibido su nombre en honor a la embajada de España situada en la parte inferior de la colina, en lo alto se encuentra la Trinità dei Monti que cuenta con dos relojes que marcan la hora de París y de Roma, esta iglesia que pertenece a Francia y ha sido por varios años el centro de grandes peleas entre ambas monarquías.

La plaza España es un sitio mágico que vale la pena conocer, un lugar donde podrás adentrarte en la increíble arquitectura romana, donde podrás disfrutar de una tarde al aire libre y de una de las visitas que jamás olvidarás.

Para dar un último recorrido a una calle de la Fontana de Trevi está situado el Palacio del Quirnale antigua sede pontificia, residencia del rey y en la actualidad reside allí el presidente de Italia, sólo puedes dar una visita rápida por fuera ya que no está permitido el ingreso al público.

EL PANTEÓN

El Panteón es un templo con forma circular y una de las construcciones más importantes de la arquitectura romana. Fue construido en los primeros años del Imperio Romano en honor a los dioses, como lo indica su nombre (panteón significa templo de todos los dioses).

La construcción más antigua del Panteón fue realizada en el año 27 a.C durante el Imperio de Augusto, enviado a construir por uno de sus ministros llamado Agripa. Su reconstrucción y ampliación fue realizada durante los años 118 y 128 durante el imperio de Adriano.

El edificio se salvó de ser destruido durante la Edad Media ya que en el año 608 fue donado al papa Bonifacio IV por un emperador bizantino llamado Focas, haciendo que el Panteón pasara a formar parte de la iglesia cristiana, lo que hizo que sea uno de los pocos edificios antiguos que pudo permanecer intacto en el tiempo y salvarse del abandono.

Una de las pinturas más importantes colocada allí durante el siglo XV fue La Anunciación de Melozzo da Forlì. En una de las capillas han sido conservados los restos del Rey Victor Manuel II junto a los de su hijo y su esposa.

El Panteón es hoy en día uno de los monumentos más interesantes de Roma, un lugar que ningún turista que llega a la ciudad deja de visitar. Además de ser utilizado como mausoleo de importantes personajes que han pasado por la historia de Roma, allí también se siguen realizando misas y se celebran bodas.

En cuanto a su arquitectura se destaca por su equilibrio perfecto y sus formas totalmente armoniosas, está compuesto por un enorme cilindro sostenido a ocho machones, posee también una cúpula hemisférica que lo cubre y un pórtico con forma rectangular que posee columnas.

Una visita al Panteón puede llevarte desde unos pocos minutos hasta una hora aproximadamente dependiendo el tiempo con el que cuentes, además al estar ubicado en un lugar transitado es posible visitarlo varias veces.

Se encuentra abierto al público de lunes a sábados desde las 8.30 de la mañana y cierra sus puertas a las 19.30. Si deseas visitarlo un día domingo, puedes hacerlo de 9.00 a 18.00 horas y los días festivos de 9.00 a 13.00 horas.

Los únicos días del año que se encuentra cerrado son en año nuevo, el 25 de diciembre y el 1° de mayo, las misas son realizadas los sábados a las 17 y los días festivos a las 10.30, no se permite realizar visitas mientras se realizan las funciones litúrgicas.

También hay que tener ciertos cuidados al visitar el Panteón, allí se debe hablar en voz baja, se debe ingresar con vestimenta acorde al lugar al que se está visitando,  no  se permite tomar fotos con trípode, no se puede utilizar el celular, no está permitido apoyarse en las paredes ni sentarse en el suelo y no se admite el ingreso con animales.

FONTANA DI TREVI

Con sus medidas de 20 metros de ancho por 26 de alto, la Fontana di Trevi es la fuente más bella no sólo de Roma sino del mundo entero.

Su historia se remonta al siglo XVIII cuando un hombre muy poco conocido cuyo nombre era Nicola Salvi dejó asombrada a toda la población de Roma con su increíble diseño. Su construcción no fue para nada fácil ya que llevo aproximadamente 30 años realizarla, durante su proceso la salud de Salvi se fue arruinando y murió si poder realizar otros nuevos proyectos y sin poder ver su obra finalizada.

En la actualidad la Fontana di Trevi es uno de los monumentos más admirados por los turistas quienes suelen pasar al menos dos veces durante su estadía en Roma. Durante el día podrás admirar la belleza del monumento y toda la gente que se acerca hasta allí y por la noche es un espectáculo maravilloso ya que se encuentra cálidamente iluminado.

Ha nacido en la Fontana di Trevi un mito que dice que si te colocas de espalda a ella y arrojas una moneda, algún día viajaras nuevamente a Roma, si arrojas dos monedas encontrarás el amor en Italia y si arrojas tres te casarás con aquella persona que has conocido.

Cada año se acumula en la fuente alrededor de un millón de euros que son recaudados para ayudar a los más necesitados.

Puedes terminar tu fantástico recorrido degustando los deliciosos platos que ofrecen los restaurantes de la colina Quirnale  y disfrutar de algunas compras en la zona a precios totalmente razonables.